Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Trabajar de forma segura en zonas potencialmente EXplosivas 30-05-2019



Cualquier persona que trabaja en un área por riesgo de explosividad debe seguir unos estrictos procedimientos de seguridad y usar el equipo de protección adecuado. No importa si está trabajando con gases combustibles o polvo fácilmente inflamable. Además de las llamas, los materiales incandescentes y las chispas, la descarga electrostática es un peligro de ignición que causa cada día más accidentes, dado la falta de consideración de este riesgo, que podríamos llamar “invisible”.

Existen diferentes Zonas de protección EX;

Para Gases, Vapores y Nieblas.

Área donde la atmósfera potencialmente explosiva, consiste en una mezcla de aire y sustancias inflamables, en forma de gas, vapor o neblina.

Zona 0

Presente constantemente durante largos períodos o Presente con frecuencia.

Zona 1

Puede ocurrir durante el funcionamiento normal.

Zona 2

Si ocurre, solo persiste por un corto periodo de tiempo.

Para Polvo

Área donde la atmósfera potencialmente explosiva, consiste en una mezcla de aire y sustancias inflamables, en forma de gas, vapor o neblina.

Zona 20

Presente constantemente durante largos períodos o Presente con frecuencia.

Zona 21

Puede ocurrir durante el funcionamiento normal.

Zona 22

Si ocurre, solo persiste por un corto periodo de tiempo.

Los gases y vapores combustibles se clasifican en tres grupos de explosividad (IIA, IIB y IIC) de acuerdo con la cantidad mínima de energía requerida para encenderlos. El grupo más fácilmente inflamable es la clase IIC.

Grupos de Explosividad (ej. Químicos)

IIA

IIB

IIC

Acetona

Benceno

Tolueno

Etileno

Óxido de Etileno

Dietiléter

Acetileno

Hidrogeno

Disulfuro de carbono

Carga y descarga electrostática

Si un material contiene demasiados electrones (carga negativa) o no tiene suficientes electrones (carga positiva), se hace referencia a esta situación en términos de física como una carga electrostática. En el comercio y la industria, esto ocurre cuando se utilizan materiales no conductores o poco conductores en procesos que involucran fricción o separación.

Aquí hay unos ejemplos:

-Eliminación de papel, textil, caucho o plástico de los rodillos o cilindros.

-Pasar material pulverulento a través de tuberías.

-Transferencia de líquidos entre contenedores, agitación y decantación de líquidos.

-Caminar sobre una superficie aislante.

En el caso de materiales conductores y de descarga “antiestáticos” con una conexión a tierra suficiente, la carga electrostática es tan baja que no se puede crear una chispa inflamable en caso de descarga. Sin embargo, en el caso de materiales no conductores o mal conductores, se puede crear una "carga peligrosa". Esto significa que, en caso de descarga en un entorno potencialmente explosivo, se puede crear una chispa inflamable, que podría provocar una explosión.

Vestuario de Protección con Carga y descarga electrostática

El principio es simple: la superficie de la ropa está cubierta con un producto químico antiestático que atrae la humedad del aire, produciendo una capa delgada y conductora en la superficie de la ropa. El recubrimiento de la superficie crea un efecto de conducción homogéneo, es decir, cualquier carga generada localmente (ej. causada por la fricción) se descarga rápidamente al área circundante no cargada o a la tierra si la resistencia a la tierra es suficientemente baja. Los tiempos de conducción son más cortos cuando la resistencia de la superficie es menor.

El Vestuario de Protección de Ramos STS en sus Gamas Tyvek®, ProteHo® LB Antistatic, PartiGuard®, Propguard®, Proshield®, Tychem® y JetGuard® cumplen con los requisitos de la norma UNE-EN-1149-1: 2007.

*Las propiedades antiestáticas de las diferentes prendas y diseños de protección en sus Gamas Tyvek® 500, ProteHo® LB Antistatic, PartiGuard®, Propguard®, Proshield®, Tychem® y JetGuard® dependen de la absorción de humedad del aire. Por lo tanto, es esencial garantizar que la humedad relativa del ambiente en el que se utilizan sea suficientemente alta, ya que estos productos no ofrecen una protección antiestática fiable si la humedad relativa es inferior al 25%. Hay que tener en consideración que el tratamiento antiestático solo significa que el material de la ropa puede cargarse; La ropa debe primero estar conectada a tierra correctamente para que tenga lugar una descarga controlada. Esto significa que tanto la ropa como el usuario deben estar conectados a tierra de forma permanente, teniendo cuidado de garantizar que la superficie de la ropa a la que se le ha dado un tratamiento antiestático esté conectada a tierra.

ZONA

Grupo de Explosividad

0

1

2

20

21

22

IIA y IIB

IIC

Tyvek® 400/ Tyvek® 500

ProteHo® LB ANT

PartiGuard® Light/PartiGuard® Propguard®

Proshield®

JetGuard®

Tychem® 2000 C

Tyvek® 800 J

Tychem® 4000 S

Tychem® 6000 F

Tychem® 6000 FR ThermoPro

JetGuard® Plus

* La carga ignitables sobre Tychem® 6000 F no pueden ser descartados, si no llevan suela disipativa.

Industria con Riesgo de Explosividad

Ramos STS ofrece multitud de Trajes y Equipos de Protección que cumplen con la UNE-EN 1149-1 para los diferentes agentes laborales e industriales existentes que requieren de la protección adecuada de acuerdo a los Riesgos Asociados, ya no solo por propia Explosividad, además del Riesgo Químico o propiamente del Proceso, tal y como ocurre en algunos de los Sectores donde Ramos STS suministra su gama de Vestuario y Equipos de Protección Personal

Industria química

En la industria química se transforman y emplean gases, líquidos y sólidos inflamables en multitud de procesos. En estos procesos pueden formarse mezclas explosivas.

  • Plantas de producción y manipulación de azufre.
  • Zonas de trabajo, manipulación y almacenamiento.
  • Lugares donde se trasvasen líquidos volátiles inflamables de un recipiente a otro.
  • Locales con depósitos de líquidos inflamables abiertos o que se puedan abrir.
  • Salas de bombas o compresores para gases o líquidos inflamables.
  • Instalaciones donde se produzcan, manipulen, almacenen o consuman gases inflamables.

 

Vertederos

En los vertederos pueden formarse gases inflamables. Para evitar que éstos escapen de manera incontrolada y puedan llegar a encenderse, se requieren importantes medidas técnicas. En túneles mal ventilados, sótanos, etc. pueden acumularse gases inflamables de fuentes diversas. Los residuos sólidos urbanos generan polvo explosivo.

Centrales Eléctricas

Con el transporte, la molienda y el secado de carbones troceados, no explosivos por su tamaño, se generan polvos de carbón que sí pueden formar mezclas explosivas polvo/aire. Las biomasas y otros combustibles sólidos son explosivos. La refrigeración con H2 de los alternadores implica riesgo de explosión.

Gestión de Aguas Residuales

Los gases de digestión generados en el tratamiento de aguas residuales en depuradoras pueden formar mezclas explosivas gas/aire. Los lodos secos también son explosivos.

 

Compañías de suministro de gas

En caso de escapes de gas natural por fugas o similar pueden formarse mezclas explosivas gas/aire.

 

Industria de la Madera

En el trabajo de piezas de madera se generan polvos de madera que pueden formar mezclas explosivas polvo/aire en filtros o en silos.

 

Automoción (Lijado, Pintura y Esmaltado)

La neblina de pulverización que se forma en el esmaltado de superficies con pistolas de pintura en cabinas de lacado, al igual que los vapores de disolventes liberados, puede provocar una atmósfera explosiva en contacto con el aire. Los pigmentos pulverulentos pueden ser muy explosivos.

 

Fabricación de piezas de metales ligeros y talleres de carpintería metálica

En la fabricación de piezas de moldeo metálicas, su tratamiento de superficie (amolado) puede generar polvos metálicos explosivos, sobre todo en el caso de los metales ligeros (Aluminio, Titanio, Magnesio, etc.).

Estos polvos metálicos pueden provocar riesgos de explosión en separadores y otras operaciones.

 

Instalaciones agropecuarias

En algunas explotaciones agrícolas se utilizan instalaciones de generación de biogás. En caso de fugas, pueden formarse mezclas explosivas biogás/aire. Las deshidratadoras de forraje, descascarilladoras de almendra y otras instalaciones similares generan atmósferas explosivas.

 

Reparación de vehículos

Normalmente las cantidades de productos inflamables son reducidas y el confinamiento y la ventilación hacen innecesaria la clasificación. No obstante, con carácter general, debe analizarse la posibilidad de formación de atmósferas explosivas si existen cantidades importantes de materias inflamables.

 

Lavanderías y Tintorerías

Zonas de lavanderías y tintorerías con líquidos inflamables

 

Industria alimentaria

El transporte y almacenamiento de harinas, granos y derivados pueden generar polvos explosivos. Si éstos se aspiran y separan en filtros, puede aparecer una atmósfera explosiva en el filtro.

  • Locales de extracción de grasas y aceites que utilicen disolventes inflamables.
  • Secaderos de material con disolventes inflamables.
  • Zonas de trabajo, manipulación y almacenamiento.
  • Entre los polvos combustibles tenemos la harina y derivados, el almidón, el azúcar, el cacao, la leche y el huevo en polvo, las especias, etc.
  • Fábricas de harina panificable.
  • Fabricación de pan y productos de panadería.

 

Industria Farmacéutica

En la producción farmacéutica a menudo se emplean alcoholes como disolventes. También pueden utilizarse substancias sólidas activas y auxiliares explosivas, por ejemplo lactosa, vitaminas, paracetamol, etc.

 

Refinerías

Los hidrocarburos manejados en las refinerías son todos ellos inflamables y, según su punto de inflamación, pueden provocar atmósferas explosivas incluso a temperatura ambiente. El entorno de los equipos de transformación petrolífera casi siempre se considera zona con riesgo de explosión.

 

Gestión y Reciclado de residuos

El tratamiento de residuos reciclables puede entrañar riesgos de explosión por envases no vaciados por completo de su contenido de gases o líquidos inflamables o por polvos de papel o materias plásticas. 

 

Textil y afines

  • Almacenes y muelles de expedición (sacos o contenedores)
  • Zonas de tratamiento de textiles, como algodón.
  • Plantas de fabricación y procesado de fibras.
  • Plantas desmotadoras de algodón.
  • Plantas de procesado de lino.
  • Talleres de confección.

 

Locales de utilización de productos químicos inflamables

  • Lugares donde se trasvasen líquidos volátiles inflamables de un recipiente a otro.
  • Locales con depósitos de líquidos inflamables abiertos o que se puedan abrir.
  • Salas de bombas o compresores para gases o líquidos inflamables.
  • Instalaciones donde manipulen, almacenen o consuman gases inflamables.

 

Sector Agrario

  • Fabricación de piensos compuestos.
  • Elaboración de correctores vitamínico-minerales.
  • Silos para almacenamiento de cereales. Entre los polvos combustibles tenemos los cereales, granos y derivados, almidón y heno.
  • Secadero de cereales y deshidratadoras de alfalfa.

 

Industria Forestal

  • Aserraderos de madera.
  • Fabricación de papel y celulosa.
  • Zonas de trabajo, manipulación y almacenamiento.

 

Ramos Servicios Tecnicos Y Suministros S.L
SEGURIDAD E HIGIENE LABORAL

Tel: +34 91 797 65 50 / 91 797 63 13
E-mail: [email protected]

2009 © Ramos servicios técnicos y suministros, S.L.
Todos los derechos reservados | Aviso legal